puno-la-tierra-no-deja-de-t-jpg_976x0

La tierra no deja de temblar desde el 1 de diciembre

 Las familias del centro poblado de Parina y de las comunidades de Chapioco y Hatun Ayllu del distrito de Ocuviri (Lampa), viven un martirio tras el sismo de 5.5 de magnitud, registrado el pasado 1 de diciembre y que los afectó de sobremanera.

Ayer los pobladores de este sector reportaron una réplica de moderada intensidad, alarmandolos. El Instituto Geofísico del Perú (IGP) registró este incidente a las 14:21:37 horas, un sismo de 4.4 grados de magnitud a 48 kilómetros al Sur Oeste de la provincia de Lampa.

LAMPA. Mientras tanto el alcalde de Santa Lucía, Salvador Alejo Tunco, en su condición de presidente de la plataforma de Defensa Civil como Nivel I, visitó a las comunidades afectadas por el movimiento telúrico y que afectó a las comunidades de Pinaya, Atecata y Orduña. En esta última localidad se constató que hubo mayores consecuencias.

El presidente de Defensa Civil distrital, señaló que el hecho presentado en la tarde de último jueves a las 17 horas, dejó como consecuencia daños materiales de consideración en las viviendas e infraestructuras educativas por lo que de manera inmediata se presto ayuda a los damnificados por el fenómeno natural.

REPORTE. En Santa Lucia hay 8 viviendas afectadas (Barrios San Martín, Belén, 8 de octubre y Túpac Amaru), se registró también daños en la red de servicios de agua potable al 17%; mientras que en la comunidad de Orduña, el 95% de viviendas han sido afectadas de los cuales: 05 viviendas colapsadas, 15 viviendas inhabitables, 63 viviendas de material de adobe afectadas, 30 de material rústico, además de 01 Posta médica presenta fisuras, en la IEP 70696, los ambientes son inhabitables.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *