5b6dbae74dd6b

Reforma a ritmo naranja

“Hay una serie de desencuentros sobre el cronograma de trabajo que pondría en riesgo la aprobación oportuna de los planteamientos del Ejecutivo”.

Mirar la paja en el ojo ajeno parece ser una práctica constante en el discurso fujimorista. En el actual Congreso, Fuerza Popular ha pregonado, una y otra vez, su compromiso con la lucha contra la corrupción. Sin embargo, no ha tenido reparos en cobijar en sus filas a no uno, sino a varios impresentables.

El caso más reciente es el de Yesenia Ponce y su retahíla de denuncias. A ella le quitaron el blindaje solo por presión mediática y jamás la suspendieron, salvo cuando tuvo la mala fortuna de ser grabada hablando mal de su lideresa.

El jueves, Keiko Fujimori acusó al presidente Martín Vizcarra de distraer a la población con propuestas populistas. Lo hizo aludiendo a los proyectos de reforma política y del sistema de administración de justicia. No obstante, días antes su bancada congresal modificó el cálculo de la CTS para los trabajadores contratados por Essalud, permitiendo que se incluyan en ese proceso los bonos de productividad. ¿Y eso no es populismo?

Ese mismo día, la ex candidata presidencial objetó las iniciativas sobre la no reelección congresal y la restitución de la bicameralidad. Pese a ello, anticipó que su agrupación “no pondrá trabas ni postergará ningún debate”.

Una vez más, sin embargo, el fujimorismo borra con la mano izquierda lo que hace con la derecha. Así, mientras Fuimori asegura que no pondrán trabas a la discusión, en la Comisión de Constitución –que dirige la fujimorista Rosa Bartra– hay una serie de desencuentros sobre el cronograma de trabajo que pondría en riesgo la aprobación oportuna de los planteamientos del Ejecutivo.

Bartra se opone a fijar un plazo límite para el estudio de las iniciativas. El ex oficialista Gino Costa propone que la fecha máxima sea en setiembre. La fujimorista alega que sería irresponsable precisar cuándo estaría listo el dictamen respectivo y diseña una propuesta de un año. Patricia Donayre, de PpK, replica que, así las cosas, el referéndum no se llevaría a cabo.

En medio de este tira y afloja, los congresistas se alistan para viajar la próxima semana a sus provincias, dilatando más el análisis de los proyectos. Fuerza Popular sabe que, en este tema, gracias a su mayoría parlamentaria, tiene la sartén por el mango y que el Ejecutivo, le guste o no, tendrá que bailar a su ritmo, que quizá no sea el del ‘baile del chino’, pero tampoco a paso de polka. (peru21)




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *